Una de nuestras vocaciones básicas, es formar e informar a nuestros pacientes en materia de salud bucodental.

En nuestras consultas, a diario se nos presentan dudas por parte de pacientes que padecen diabetes en distintos estadios. Aunque las personas diabéticas reciben hoy en día gran cantidad de información sobre hábitos para mejorar su calidad de vida, nos gustaría dejaros aquí algunos consejos sobre cómo prevenir o paliar enfermedades periodontales (las que afectan, fundamentalmente a las encías y entorno de los dientes). De esta forma, quizá puedas evitar una afección mayor y con ello, un tratamiento prolongado y costoso.

De la mano de SEPA, la Sociedad Española de Periodoncia, te dejamos estos consejos prácticos y te invitamos a ampliar información en tu cita gratis a nuestra red de clínicas.

  1. Evalúa la salud de tus encías. Si te han diagnosticado de diabetes, es recomendable que el dentista evalúa la salud de tus encías.
  2. Realiza una limpieza dental profesionial, de dientes y encías. Si el dentista te diagnostica periodontitis o gingivitis, debes recibir el tratamiento terapéutico y preventivo adecuado, mediante una limpieza dental y/o raspado y alisado radicular.
  3. Higiene diaria y revisión cada seis meses. Una vez realizado el tratamiento adecuado de gingivitis o periodontitis, y para evitar que la enfermedad vuelva a aparecer, es necesario realizar, por un lado, una higiene bucodental adecuada, al menos, 2 minutos, al menos dos veces al día y segundo, visitar periódicamente al dentista para tu revisión y mantenimiento (al menos dos veces al año).
  4. La periodontitis, provoca la caída de los dientes. Si tu dentista te ha diagnosticado gingivitis o periodontitis, y no te sometes al tratamiento e higiene adecuados, las enfermedades de las encías, aunque no duelan, pueden provocar la pérdida de los dientes y condicionar un peor control de la diabetes, si se padece.
  5. El paciente de diabetes requiere mayor atención odontológica. Las evaluaciones profesionales periódicas de la salud bucodental, son necesarias como parte de los cuidados de la diabetes, dado que las enfermedades de las encías pueden progresar sin dolor y sin síntomas evidentes, especialmente en el caso de fumadores. El dentista detectará los primeros signos de enfermedad en las encías.
  6. La prevención es el mejor tratamiento. Para evitar problemas de las encías, se debe realizar una higiene bucodental adecuada diaria.
  7. Ante cualquier síntoma, pregunta! Hay algunos signos y síntomas que te pueden ayudar a sospechar que padeces enfermedades en las encías: encía enrojecida con sangrado o inflamación, pus en las encías, mal sabor de boca, dientes “altos” (tocan antes de cerrar la boca), dientes flojos (se mueven o se desplazan), espacios entre los dientes, “sarro”… Si notas alguna de estas alteraciones en tu boca, consulta a tu dentista.
  8. Insiste, ante cualquier alteración de tu boca, pregunta e informa. En personas con diabetes, es frecuente que aparezcan otros problemas bucodentales, como sequedad o ardor de boca, infecciones por hongos o peor curación de las heridas. En caso de sentir estos síntomas, debes informar también al dentista.
  9. Mejor descartar la diabetes o detectarla cuanto antes. Pese a no disponer de un diagnóstico claro de diabetes, puede existir riesgo de padecerla. El dentista puede evaluar tu riesgo, combinando un cuestionario con la evaluación de la salud de tus encías y, según los resultados, te puede recomendar que hagas una evaluación médica para descartar diabetes o favorecer una posible detección lo antes posible.
  10. Y… lo más impoartante: el punto de partida es procurar tener unos hábitos de vida saludables!

Así que, ya sabes. Si te has quedado con alguna duda, puedes pedir cita gratis aquí mismo. Te dejamos la infografía publicada por SEPA para que la puedas llevar contigo.

Diabetes y Salud Dental

Pin It on Pinterest

Share This