Ya sabemos que el dentista ha sido siempre motivo de miedos y fobias en nuestra sociedad. También somos conscientes de que la mayoría de estos miedos, están relacionados con las molestias o el dolor que se puede sentir en una intervención de la boca. Pero hoy, queremos mostraros algunos consejos sobre cómo superar este miedo y dar el primer paso para superar tu fobia. El primero y más importante, es que tu salud está por delante de todo y es más que un motivo suficiente para dar el paso. Aquí tienes algunos más:

1. La Evolución de las técnicas y métodos. La investigación científica y la experiencia de los profesionales, han permitido numerosos avances que permiten a los pacientes, pasar por consulta con menores molestias de las que generalmente imagina. Estos avances, tanto en intervención como en técnicas de anestesia, suelen hacer muy llevadera la experiencia.

2. No esperes: será caro y molesto. A veces, la fobia nos hace esperar demasiado para acudir al dentista. Malas experiencias anteriores, miedo heredado y sobre todo, la espectativa del dolor, nos hace retrasar la visita que, además de ser necesaria, paliará la afección antes, sin necesidad de llegar a necesitar tratamientos drásticos, más costosos y más molestos para el paciente.

3. Revisa tu lista de motivos. Seguro que no has hecho esto nunca: sabes que tienes “miedo al dentista”, pero es probable que no sepas por qué. Por eso, puedes hacer una lista de los motivos que te han llevado a esperar tanto para acudir al dentista. Piensa en las molestias en la masticación, en tu estética y en todo el tiempo que llevas esperando. Seguro que con algunas sesiones habrías evitado esta situación. Pero no es tarde, puedes revisar tu lista, darte cuenta de que no es para tanto y tomar la decisión hoy mismo.

4. Busca un doctor o un centro que te inspire confianza. El entorno y el contacto humano son claves en el proceso de decisión. Acudir a una clínica fría, sin atención personalizada, en la que todo el mundo está muy serio, o preocupado… parece no ser la mejor decisión. Es recomendable buscar clínicas agradables, con olores, sonidos y personal acorde al escenario; nada fuera de lo normal. Seguro que cuando hables con el doctor, sabrás si es el que prefieres para tu intervención. Por eso, exige siempre una cita personalizada antes de nada, fuera del gabinete.

5. Compara. Parece obvio, pero en la comparación encontrarás diferentes posibilidades, precios y personas. Te ayudará mucho dejar a un lado las referencias de familiares y amigos. Seguro que a cualquiera de ellos que preguntes, te recomendará una u otra clínica, pero tú eres quien mejor conoce tus gustos y seguro que encontrarás la mejor opción, aunque no olvides los consejos de quienes te rodean.

Pues bien, ponte manos a la obra. Olvida los miedos y piensa que cualquier acción diaria, cotidiana, puede ser más molesta que una intervención, hoy en día, en tu dentista de confianza. En nuestras clínicas, damos mucha importancia a tu comodidad. Por eso, te sugerimos que vengas, nos conozcas, preguntes por la calidad y nuestros precios y después, tomes siempre la mejor decisión para tu salud bucodental.

Mientras, seguiremos trabajando para que tu paso por nuestros gabinetes sea toda una experiencia positiva para tu vida.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This