En Dental Center, el trato es altamente personalizado. A la vista de nuestras clínicas, podrás comprobar cómo en todas ellas, las zonas de recepción y atención al paciente tienen un protagonismo especial. Y no es por casualidad. La información y la formación son muy importantes para que tu tratamiento sea el más adecuado y además, cuando desarrolles tu vida cotidiana, seas capaz de prevenir y mejorar tu salud bucodental de forma autónoma, siguiendo recomendaciones como las que hoy queremos contarte.

Hemos pensado que es interesante hablar de los más pequeños de la casa. La mayoría de las veces, tenemos dudas acerca de las edades, productos y actitudes que debemos implementar para que todo vaya sobre ruedas.

Los primeros dientes que se pueden ver en un niño, los de leche, son muy importantes. Aunque los perderá en poco tiempo, conservan el espacio para los dientes permanentes. Cuidar estos dientes es crucial para el siguiente período. Las caries, pueden provocar efectos en tus hijos, tales como dolor, dificultad para masticar, impactos en las relaciones sociales, al hablar, o sonreir e incluso problemas posteriores con los dientes definitivos.

Para evitar la aparición de las caries en los más pequeños, se pueden tomar medidas sencillas:

  • El cepillado debe comenzar con la aparición de los primeros dientes. No esperes.
  • Motívalo para que se cepille los dientes dos veces al día.
  • Usa fluoruro para una mayor protección
  • Fomenta los alimentos y bebidas con baja carga de azúcar y saludables
  • Llévalo a tu dentista con regularidad, y sobre todo, con normalidad!

Las caries aparecen debido a que las bacterias que se encuentran en el interior de nuestra boca, consumen el azúcar de los alimentos que ingerimos. Este proceso, produce ácido que, con el tiempo, puede abrir agujeros en los dientes, a los que llamamos caries. La aparición de caries es una de las enfermedades más comunes de la niñez. Eso se materializa en un alto porcentaje de niños que tienen alguna caries en los dientes de leche.

Cuando hablamos de bebés, las indicaciones más habituales de nuestros equipos de dentistas, pasan por inspeccionar la uniformidad en el color blanco de los dientes y usar un paño suave en lugar de un cepillo para que éste no pueda provocar heridas en las encías. A medida que tu bebé crezca, podrás sustituirlo por el cepillo.

La pasta de dientes ha de incorporarse de forma paulatina, para que el niño asimile su uso. Y no se suele recomendar antes de los dos años y medio. Hasta entonces, usa agua y enséñale a enjuagarse.

Todo depende de la paciencia y regularidad con que trates el asunto. Los hábitos de nuestros hijos, deben ser promovidos con el ejemplo. Cepíllate los dientes con ellos, esto, les motivará y todo será más fácil!

Pin It on Pinterest

Share This